ihpone android

LO MAS VISTO

 

CLAUDIO CABALLERO A sus 25 años de edad, el joven Sergio Morote puede presumir de haber evitado que las navidades de 2013 hubieran sido una de las más tristes y trágicas en la ciudad de Cieza.

Morote salvó a su abuela y a su tía abuela –María, de 81 años de edad, y Eloia, sordomuda de 90 años– del voraz incendio que el día 28 de diciembre se declaró en la casa donde habitaban las dos ancianas, situada en el número 55 de la calle Saavedra Fajardo.

El fuego se produjo en el brasero tras prender un cojín que cayó sobre éste. Las llamas devoraron la primera planta de la vivienda, que sigue pendiente de los informes técnicos para proceder a su reparación.

Las dos mujeres viven ahora, y mientras la casa no sea reparada, con su hija y su nieto. Ambas, que tuvieron que ser atendidas en el Hospital de Cieza por inhalación de humo, se encuentran perfectamente.

Dos semanas después, a Sergio le cuesta acordarse de todo lo que sucedió aquella trágica mañana, aunque asegura que no puede olvidar el instante en el que, desde fuera, vio la casa en llamas. «No me lo pensé dos veces, porque en ese momento solo quieres salvar a las personas que sabes que hay dentro. Mi tía abuela, sordomuda, no hubiese salido si alguien no entra a por ella», asevera el joven.

Sí recuerda que estaba en su casa, situada enfrente de la siniestrada. «Oí gritos y mucho jaleo y entonces vi el humo y las llamas, por lo que decidí entrar. Tragué mucho humo, pero mi idea era salvar primero a mi abuela, porque al ver su casa en llamas no quería irse. No obstante, conseguí sacarla y después rescaté a mi tía».

Con su gesta, Sergio Morote evitó una auténtica tragedia a tenor del estado en el que quedó el inmueble, prácticamente destruido por las llamas.

Información obtenida de www.laopiniondemurcia.es

Llévanos en tu móvil

 pie macpie androidblackberry

La Realidad Oculta

1540055827127834

ESCÚCHANOS

ELIGE TU REPRODUCTOR

  

LO MAS VENDIDOS

SIGUENOS

EL TIEMPO EN CIEZA

NUESTRA CIEZA

Scroll to top